top of page

Comunidades de la Nueva Tierra


Estamos viviendo tiempos apasionantes de mutación tanto en el plano individual como colectivo.


Dar a luz una nueva tierra requiere crear nuevas estructuras donde pueda asentarse. Estas nuevas estructuras dependen de que cada uno/cada una ponga en acción nuevas estructuras, nuevas creencias en su propia vida que estén en resonancia con una nueva tierra.


Antes de continuar quiero dejar aquí lo que significa para mí una nueva tierra: es una forma de vida y de relación que pone en el centro al Ser. Una vida de respeto y armonía a todo lo que es que incluye lo humano, el planeta en su conjunto y lo divino/intangible. Otra manera de decirlo sería manifestar el paraíso en la Tierra. Mi posición es siempre soñar grande.



Uno de los aspectos que considero clave para la manifestación de la Nueva Tierra es el colectivo, la comunidad y la relación entre el colectivo y los individuos que lo componen. Será el poder de los colectivos cohesionados, innovadores y en red de apoyo mutuo lo que podrá sostener la disolución de las estructuras antiguas aportando espacios de seguridad y prosperidad para la construcción de lo nuevo.


Si logramos crear esa red de colectivos de la Nueva Tierra no será necesario luchar contra nada para deconstruir las antiguas estructuras sino que se disolverán por ellas mismas al dejar de recibir la energía que las sostiene. La lucha es una forma distorsionada de apoyo porque se pone el foco en aquel


lo que se quiere desbancar de manera que sigue estando en el centro de la atención en lugar de poner el foco y por tanto la energía en lo que se quiere construir.


La astrología nos aporta una mirada muy interesante al momento que estamos viviendo. No soy una experta en astrología, pero puedo leer el mensaje que esta disciplina trae. Hace tiempo que estamos en el tránsito desde la era de Piscis hacia la era Acuario. Acuario pone el énfasis en lo colectivo y en la innovación. Por otro lado y en una hermosa sincronía con este clima acuariano, el 17 de julio 2023 se ha dado otro acontecimiento astrológico importante: el cambio de los nodos lunares que abandonan la posición que han tenido desde enero de 2022 en Tauro-Escorpi


o para pasar al eje Aries-Libra. Y aquí viene lo interesante, Aries representa el yo y Libra la relación, el colectivo. El panorama es la entrada en un espacio de creación de una nueva estructura colectiva, pero con un requerimiento nuevo.

Mi interés por la vida colectiva no es ni mucho menos nuevo. He vivido 13 años en una comunidad y que he conocido otras muchas así como proyectos en distintas fases de materialización. La mayoría de los colectivos que hemos vivido hasta ahora corresponden a los valores de la era de Piscis. Es decir, el individuo de alguna manera se desdibuja en el colectivo, pierde parte de su identidad en el servicio a la comunidad. En general, los colectivos de la era Piscis se caracterizan por tener un/una líder, guía o gurú. En Piscis, los maestros o maestras se buscaban en el exterior. En la era de Acuario cada individuo es aprendiz y maestro al mismo tiempo. Es la era de la individuación, no confundir con individualismo. Una diferencia vital.

Los colectivos de la Nueva Tierra se unirán por la resonancia de las almas y no por criterios externos incluyendo las ideologías. Las tribus del alma están unidas por el amor incondicional, la aceptación total del otro en su diferencia y el deseo profundo de cocrear por encima de lo que podría ser


un motivo aparente de separación . De modo que el encuentro será por la vibración del alma. A continuación la organización y gestión del colectivo/comunidad no seguirá necesariamente la lógica habitual basada en habilidades físicas o materiales, edad o condición por citar algunos parámetros sino que estará basado en la calidad, frecuencia, sabiduría y/o aprendizaje de cada alma individual.


El camino individual es tan importante como la creación colectiva. El individuo crece y se nutre en el colectivo y el colectivo crece y se nutre con cada individuo. Esta es para mí la gran diferencia con el modelo que estamos dejando atrás. Eso sí, esta forma de organización requiere un profundo y poderoso ejercicio de honestidad, apertura, humildad y amor; requiere exponerse y aceptar transformarse en el colectivo, un gran reto. Cuando entramos en una estructura colectiva, sea la que sea, la tendencia inmediata e inconsciente es repetir los patrones de nuestra familia de origen. Funcionar de otro mod


o requiere adentrarse en el conocimiento del psiquismo y su arquitectura, visibilizar los patrones de conducta que pueden interferir en relaciones sanas e inspiradoras; requiere una fuerte presencia y observación de lo que ocurre en el mundo interior, lo que en chamanismo se denomina el acecho. También es necesario el apoyo mutuo y el humor, no tomarse demasiado en serio ayuda mucho a transmutar las estructuras antiguas que, seguro que nos han servido, pero que ya no son útiles. Mi consejo es encontrar formas de visibilizar lo que ocurre en el inconsciente individual y colectivo para armonizar y potenciar el flujo sutil del conjunto. También es muy recomendable tener periódicamente una mirada exterior que pueda captar aquello que no es posible captar desde el interior del colectivo. Aprovecho para decirte que es uno de mis talentos: ver lo que está oculto en el campo.



Busquemos nuestra tribu del alma y creemos colectivos soberanos en amor y gozo; lo cual no significa no afrontar retos y dificultades, no. Significa hacerlo con una mirada evolucionaria, con una mirada creadora. La mirada de la botella medio llena. Recuerda que es tu mirada la que crea lo que te rodea.

Gracias por leerme. Buena Vida.






4 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page